Después de haber hablado en las semanas recientes con figuras del ciclismo como Stefano Garzelli, Javier Benítez o Pascual Momparler, en esta nueva entrega de nuestra serie de entrevistas con personajes del mundo de la bicicleta de la Comunidad Valencia, hablamos con la ciclista valenciana Marta Romeu Solaz (Valencia, 1992), campeona autonómica tanto en carretera como en BTT Maratón, que abre camino en el campo profesional mientras compagina su carrera de ciclista con su labor como concejala de Educación y Deporte del Ayuntamiento de Aldaia.

Esta experimentada triatleta, que también practica el ciclocross y compite en maratón, empezó su carrera en bici en el equipo AEL TXIRRINDULARI en 2018, con el que competió en la Copa de España, ganó e Campeonato Valenciano de carretera y quedó segunda en la de contrarreloj. Integrada actualmente en el equipo UCI Continental Femenino gallego Team Farto – BTC, acaba de terminar la Setmana Valenciana en carretera y la Andalucia Bike Race en MTB, y prepara lo que se espera sea una temporada sin las interrupciones de los últimos años. Compaginar tanta actividad no es fácil, pero Marta nos encontró un hueco en su ajetreada agenda para hablar de su carrera hasta el momento, y sus aspiraciones para el futuro.

Buenas tardes, Marta. No podemos empezar sin preguntarte cómo llegas a encajar tanta actividad deportiva de alto nivel en tu día a día, ya que además de competir también trabajas como concejala en el Ayuntamiento de Aldaia.
MR: La verdad es que a veces voy justa de tiempo. Aldaia es una ciudad de 30,000 habitantes, con 11 colegios e institutos, y entre los departamentos de educación y deporte tenemos a más de 50 personas trabajando en nuestros proyectos. Da mucho trabajo, y con los actos a los que asisto por las tardes y los consejos escolares, la verdad es que tengo que organizarme muy al milímetro para poder entrenar y competir.

La RAE ya nos define la figura del «gregario»  en el mundo del ciclismo como la de un «corredor o corredora encargado de ayudar al cabeza de equipo o a otro ciclista de categoría superior a la suya», y aunque sea cierta la definición nos parece algo incompleta. ¿Cómo definirías tú el concepto ’ser un gregario’?
MR:Gregario o gregaria en el mundo del ciclismo definido como un rol con ciertos objetivos muy marcados y es el de anteponer sus resultados individuales para centrarlos en el colectivo y en especial, en el resultado individual de otr@ deportista. Creo que es la personificación de la bondad, el desinterés y el altruismo dentro del deporte individual pero a la vez de equipo. Estas que adoptan al final,  una cierta sensibilidad, un carácter propio que les hace ayudar al resto sin pedir nada a cambio. Ciclista físicamente muy fuerte y también muy fuertes de mente, que realizan un trabajo que no se realza, que no queda grabado, que parece casi invisible a los ojos del espectador, de la sociedad que no lo valora/recuerda pero es quien lleva el peso gordo del asunto . Parece injusto pensar que tienes que esforzarte por la otr@ para que gane, para que realmente se lleve el título y tú nada. Esfuerzo que hará que se lleve el maillot amarillo por ese buen trabajo en equipo pero que al final, solo una puede ser la ganadora. Por tanto, y para concluir, la gregaria es aquella ciclista que lo da todo sin esperar nada a cambio.

Viniendo de una situación en la que has practicado una gran variedad de deportes, ¿qué es lo que te hizo de decantarte definitivamente por la bicicleta?
MR: Mi padre y mi tío siempre han hecho bici y desde que empecé en el triatlón siempre salía con ellos. Esto hizo que al lesionarme y no poder seguir corriendo ni nadando quisiese hacer más bici.

Y ya entregada a la bici, ¿cómo es tu día típico de entrenamiento?
MR: Bueno, si me toca gimnasio me levanto muy temprano y hago la sesión antes de trabajar. Luego, si tengo la tarde libre, puede estar en marcha con la bici sobre las 3.15, 3.30. Tengo suerte en este aspecto ya que la zona relativamente donde entreno habitualmente, Calicanto, queda relativamente cerca de casa. Tiene tres tipos de subida diferentes que me sirven para entrenamientos diferentes y está solo a unos 20 minutos de casa en bici, así que me da tiempo suficiente para calentar antes de empezar. La verdad es que si tuviera que desplazarme en coche antes de poder montar en bici, no sé cómo me las arreglaría.

¿Y diseñas tú los entrenamientos, o trabajas con sensaciones?
MR: No, no los hago yo, desde diciembre del 2020 trabajo con un entrenador que analiza mis datos y planifica mis entrenamientos. Es un avance muy grande, ya que me permite a mí de alguna manera “desconectar” durante los entrenamientos y a concentrarme solamente en las pautas que me marcan, y también por otro lado eliminar el tener que adivinar tanto qué es lo que más me conviene en un momento dado. Por ejemplo, tú a lo mejor no detectas las señales que indican que tu cuerpo está cansado, pero el entrenador sí, y se ajustan los planes de acuerdo con tus necesidades y tu programa de carreras. Y tengo que decir que a veces resulta un alivio solo tener que concentrarme en generar los vatios marcados durante los periodos indicados en el plan, y no pensar en si son suficientes o insuficientes o si se debería estar haciéndolo de otra manera. Quita mucha incertidumbre y mucho estrés.

¿Y esta mejora se ve reflejado también en tu rendimiento?
MR: Muchísimo. Ya me lo noté a los 10 días de empezar con el entrenador. Tanto a la hora de entrenar, como a la hora de competir: respondo mejor, subo mejor, me noto mucho más fuerte, me recupero mejor.

Dados los límites que tienes en cuanto a tiempo y la naturaleza más específica de tus entrenamientos, ¿has incorporado sesiones con el rodillo o con alguna aplicación en línea para poder optimizar aún más tú tiempo?
MR: La verdad es que no, y sobre todo por dos razones. La primera es que, aun cuando estoy cumpliendo con un entrenamiento específico, me gusta mucho salir en bici. Me relaja, me distrae, me hace sentirme bien, y me gusta mucho estar fuera en la naturaleza. Me sirve mucho para desconectar. Y la segunda es que encuentro muy importante trabajar la habilidad sobre la bicicleta, el manejo de la bici. Quizá no se percibe tanto por parte de los espectadores, pero se va muy rápido en carrera, hay muy poco espacio entre las corredoras, y sobre todo se baja muy, muy deprisa. Hay que estar atenta a mil cosas, a la carretera, a las otras corredoras, a la bici… Para mí es un factor muy importante a tener en cuenta y es algo que solo se puede trabajar al salir en la bici.

Este año ha traído un cambio de equipo. ¿Cómo es la experiencia hasta ahora?
MR: La verdad es que muy bien. Mi equipo, el FARTO – BTC, compite en la categoría Continental de la UCI, que es digamos la segunda división, y tenemos un programa muy atractivo, con carreras en Suiza, Italia, Francia, Bélgica, además de en España, por supuesto. Estamos aún a principios de la temporada así que no hemos coincido todas mucho, pero me siento muy a gusto. Ya hemos hecho una concentración, que fue muy positiva, y en la Setmana Valenciana, por ejemplo, trabajamos muy bien juntas. Ya sabemos los puntos fuertes de cada una, quien sube mejor, quien es rápida, etc., y nos sabemos comunicar muy bien entre nosotras, que es muy importante. Tuve yo muy poca preparación para la carrera, y encima tuve algún problema de mecánica que me dejó pronto sin muchas posibilidades, pero a pesar de eso trabajamos muy bien juntos y veo que tenemos muchas posibilidades de hacer cosas bonitas a lo largo de la temporada.

¿Y cuáles son precisamente los objetivos que te marcas para el 2022?
MR: Bueno, el objetivo principal, en todas las carreras en las que tomo la salida, es rendir bien, lo mejor que se pueda, tanto aquí en España como fuera, demostrar que yo soy fuerte y que mi equipo es fuerte. Esto siempre, pero si me preguntas por un objetivo concreto tengo que decir, aparte de las carreras de la Copa de España, el Campeonato Nacional. He estado cerca en ocasiones anteriores y creo que, con una preparación adecuada, puedo tener posibilidades, al menos al podio. Luego en carrera se verá, pero de entrada creo que lo puedo hacer bien.

¿Y mirando más a largo plazo? Nos encontramos en una situación relativamente nueva ahora, con un crecimiento claro y sostenido en el ciclismo femenino, con más y mejores carreras, incluida la reintroducción del Tour de Francia femenino, más cobertura televisiva, más equipos, más dinero y, sin ir más lejos que Annemiek Van Vleuten, con quien corriste en la reciente Setmana Valenciana, carreras deportivas más largas. Estando ya dentro de este mundo, ¿hasta dónde te ves
capacitada para llegar?
MR: La verdad es que no lo puedo decir exactamente, porque no lo sé. Y precisamente eso es lo que me gustaría averiguar. Me veo capacitada, con trabajo, para competir en el World Tour, y me encantaría poder hacerlo, poder dedicarme exclusivamente al menos durante un tiempo al ciclismo, y poder decirme a mí misma, “Sí, soy ciclista”, pero nunca se sabe, nunca se sabe realmente si uno vale. La única forma es la de intentar, intentar hacerlo lo mejor posible e intentar destacar. No pienso nunca en el DNF. Nunca. Los equipos World Tour están muy atentos y siempre buscan nuevas corredoras, así que hay que intentar destacar, captar su atención y hacerles ver que vales. Por lo tanto primero hay que intentar llegar allí, que no está garantizado, para luego ver si vales realmente. Y en cuanto a la competición, me veo más capacitada para competir en carreras por etapas: no soy ni la que más esprinta, ni la que más sube, ni la que más baja. Lo que soy es muy regular, soy fuerte y capaz, y eso me viene bien en esa modalidad. Desde luego, si tuviera la oportunidad me encantaría correr alguna vez la Paris- Roubaix y las otras clásicas, ¿quién no?, pero me veo más preparada para las de por etapas. Llegar la World Tour no es nada fácil, es el doble de trabajo, el doble de esfuerzo, todo está mucho más controlado, medido, pero sí me gustaría probarlo. Y si no, también hay otras opciones, como por ejemplo la MTB de larga distancia, que se adapta bien a mis características. Pero primero, hay que intentar hacerlo lo mejor posible este año.

Gregarios: Dado que te describes como una corredora muy fuerte y muy regular, ¿qué te parece la idea de competir en alguna de las carreras de ultra distancia, como por ejemplo el Transcontinental Race (TCR @thetranscontinental), desde Flanders al Mar Negro, o la Transibérica (@transiberica_club), que recorre toda la península ibérica? No son carreras UCI, pero con el aumento del interés por la modalidad gravel y la larga distancia, son competiciones que ya gozan de cierta entidad propia.
MR: ¿Las carreras en las que te tienes que apañar tú, sin apoyos ni ruta predeterminada? Me encantaría, creo que se ajustarían muy bien a mis características y me gusta mucho la idea de comunidad, de compañerismo, de este tipo de carrera. Por ejemplo, me gusta mucho la idea de la Transpyrenees (TPRN @transpyrenees), que recorre todas los Pirineos desde el mediterráneo al atlántico. Tiene que ser una experiencia muy bonita, y dura también, quizá sobre todo mentalmente, aunque obviamente no puedo hacerlo ahora. Más adelante, acaso.

Y, finalmente, Marta, dado tu apetito por las largas distancias, desde Gregarios se organiza una prueba, llamada “La Gregarios”, que originalmente se hizo en la década de los 40 del siglo pasado durante 5 ediciones y que consiste en recorrer los 400 km entre Madrid y Valencia. Hemos adaptado un par de distancias más para piernas menos exigentes, y la pregunta es: ¿cómo te ves para venirte a la próxima “La Gregarios”? ¿Y con quién compartirías el reto o, en caso de no poder acudir, a quién a su turno lanzarías el reto?
MR: Hombre, por supuesto. La duda ofende (risas). Sin ningún problema. Y el reto lo lanzaría a dos personas: a mi pareja, Eric (@eric.valiente), que ha sido profesional y no tendría ningún problema tampoco en completarlo, y a mi pareja de MTB, Juanjo (@juanjolopezrico). Los dos están muy en forma y a los dos les gustan mucho las salidas de larga distancia.

Y esta sí ,la última pregunta, ¿algo que te apetezca contarnos?
Un tema que para mi es importante es que estoy metida en un proyecto muy chulo de mujer y ciclismo. El proyecto se llama  Internacional Cycling Academy donde se trata de ayudar a las ciclistas valencianas a tener un equipo cercano y a la altura para poder crecer en salud, en valores y aprender a ser ciclista con el objetivo de poder sacar una buena cantera de chicas que puedan competir por toda España sintiéndose orgullosas de estar n un equipo valenciano.

Escrito por Michael Dixon @onyour.bike

X
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacióVolver a la Tienda