Joane Somarriba y el ciclismo femenino

Atrás quedaron los tiempos en los que había unos deportes para hombres y otros para mujeres. Cada vez se apuesta más por la incorporación a cualquier deporte por parte de cualquier sexo, quitando las barreras y muros sociales preexistentes.

En el caso del ciclismo hemos podido ir viendo cómo, en los últimos años, la modalidad femenina ha ido ganando en repercusión, lo que ha favorecido la entrada de nuevos patrocinadores, aficionados y, por supuesto, de nuevas practicantes, que al fin y al cabo es lo primordial. Si bien es cierto que en nuestro país vamos poco a poco, hay otros países en el que el ciclismo femenino está más instaurado y consolidado, como puede ser el caso de Holanda, Alemania o Italia, países que cuentan con las principales figuras del ciclismo femenino a nivel mundial.

En España tenemos a corredoras como Mavi García, Belén López o Sheyla Gutiérrez que nos representan con honor y valentía. Aun así, es esperanzador ver cómo el número de ciclistas de nuestro país aumenta cada año, llegando a doblarse entre los años 2017 y 2020 (pasaron de ser 24 a 51 corredoras profesionales).

Quizá no se conozca demasiado hoy en día, pero hace no tanto tuvimos la gran suerte de contar con la mejor corredora a nivel mundial, y esa ciclista fue Joane Somarriba.

Nacida en Guernika en el año 1972, a Somarriba le metió el gusanillo en el cuerpo del ciclismo su padre, gran aficionado, y ya desde joven empezó a competir a nivel local. No tardaría mucho en despuntar a nivel nacional y a acumular logros y victorias de renombre.

Con 19 años Joane sufrió un varapalo importante. Una operación por una hernia discal acabaría prostrando en la cama a la corredora durante unos cuantos meses, pues en la operación sufrió una complicación que comprometía su columna vertebral y, por ende, su movilidad. En un principio no había muchas esperanzas de que volviera a subir a una bicicleta y, mucho menos, a competir, pero el tesón y fortaleza mental le permitió recuperarse y volver a la competición.

Una vez recuperada, y después de entrenamientos muy intensos, Somarriba continuó cosechando grandes resultados ya a nivel internacional, con un cuarto puerto en el Giro del 96, además de disputar los Juegos Olímpicos y de rendir con nota en los campeonatos del mundo.

Entonces volvió a toparse con dificultades, y es que le era muy complicado costearse los desplazamientos y material necesario para continuar compitiendo al más alto nivel. Después de varias promesas incumplidas por parte de la federación, la única salida que encontró a esa situación fue la de emigrar a Italia, y formar parte de un equipo allí que le pagara un sueldo en condiciones.

Tras un primer año en el que le costó adaptarse, recibió la llamada del recién fundado Alfa-Lum, que pretendía que fuera una de sus líderes. Es entonces cuando llegarían los mayores logros deportivos de Joane, conquistando dos Giros de Italia (1999 y 2000), tres Tours de Francia (2000, 2001, 2003), además de medallas en los mundiales y otras victorias de prestigio como en la Ronda de Aquitania.

En el año 2005 Joane Somarriba se retira del ciclismo, dejando grandes registros y siendo considerada como una de las mejores ciclistas de la historia hasta ese momento.

La profesionalización del ciclismo femenino de aquella época dista mucho de la actual, donde cada vez es más común ver que los equipos más importantes en la modalidad masculina tienen su división femenina, y las grandes carreras importantes apuestan por organizar también la competición para la categoría femenina.

El ciclismo femenino está creciendo rápidamente a nivel mundial, y también aquí en España, como hemos podido ver. Esperamos que la afición siga aumentando y que el número de corredores españoles siga en aumento, de esta manera será cuestión de tiempo que aparezca una nueva Joane Somarriba en nuestro ciclismo que marque época a nivel internacional.

X
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito está vacióVolver a la Tienda